RCD Espanyol × en la web de aficionados del RCD Espanyol.
RCD Espanyol
La red social de aficionados del
RCD Espanyol

¿Quién no se acuerda de los cinco delfines?

siscu56 Por siscu56

el 02-02-2018 a las 20:42

¿Quién no se acuerda de los cinco delfines?
¿Quién no se acuerda de los cinco delfines?

Corría la década de los sesenta y el Espanyol logró construir una de las mejores delanteras de su historia: Amas, Marcial, Re, Rodilla y José María. No eran estrellas mundiales, pero juntos se complementaban a la perfección y causaron una gran sensación en el campeonato, practicando un fútbol muy ofensivo, atrevido y vistoso.

Afirman los entendidos que el fútbol es un estado de ánimo. Cogiendo la esencia de tan laboriosa frase, entiendo que si un equipo es feliz jugando y la suerte le sonríe, todo va rodado. Empezar bien, creer en uno mismo y  una buena sintonía de grupo. Todo esto es lo que debió conjugar el entrenador húngaro del Espanyol, Janos Kalmar. Nada más llegar copó una alegría y un optimismo que en definitiva le sirvió para dibujar la delantera de los cinco delfines y un equipo netamente ofensivo.

Era a finales de los sesenta, donde la juventud se caracterizaba por su tenaz felicidad y por ir acompañada de la música que desbordó el momento: The Rolling Stones, The Beatles, Elvis Presley, Pink Floyd… Esta introducción de la época me sirve para quizás justificar el planteamiento de Kalmar en un Espanyol sin miedos. En un equipo sin grandes nombres pero que eran felices jugando. Un bloque que se hizo en poco tiempo. Un conjunto que encajó muchos goles, pero que aún marcó más. Que su esencia era atacar y pasárselo en grande.

El origen de los cinco delfines

Los cinco delfines fue el nombre que se puso para denominar a la mítica delantera del Espanyol: Amas, Marcial, Re, Rodilla y José María. Si bien al principio todo el mundo creyó que era debido al mamífero acuático por su rapidez, agilidad y astucia, más tarde se supo que el origen era bien distinto. La idea surgió del periódico deportivo barcelonés Dicen, que dirigía Julià Mir. Quién inventó el nombre fue el periodista J.M Ducamp, que en una crónica les bautizó así recordando que el sucesor al trono de Francia recibía el nombre de delfín. Así pues, si entonces los cinco delanteros del Zaragoza eran nombrados los Magníficos, los del Espanyol por su calidad se podían considerar los reyes del ataque.

Carmelo Amas

Guipuzcoano que fichó el Espanyol procedente de la Real Sociedad en 1965. Era el extremo derecho de la delantera. Sus mejores armas; gran inteligencia a la hora de escoger siempre la mejor jugada, velocidad, regate, buen centro y disparo a puerta. Jugador muy completo y dinámico, que estuvo defendiendo la camiseta espanyolista durante siete temporadas, antes de regresar a la Real Sociedad.

Marcial Pina

El jugador de más calidad de la delantera. Fue el fichaje del año, sin duda. Firmó procedente del Elche, dónde fue la gran sensación de la temporada. Con sólo 18 años deslumbró a todo el campeonato y se interesaron por él, equipos como el FC Barcelona o el Real Madrid. Centrocampista ofensivo de exquisita calidad con el balón, buen regate, sentido de la colocación, con un disparo duro y colocado, excelente visión del juego… El público sólo le discutió por su carácter difícil y por sus reiteradas lesiones. En 1969 el Espanyol perdió la categoría y fue traspasado al FC Barcelona.

Cayetano Re

El pequeño paraguayo era el ariete del equipo. Delantero centro atípico; pequeño, rápido y ágil, buscaba siempre colarse entre las defensas rivales. Llegó con la etiqueta de ser un gran goleador, siendo incluso ganador del trofeo Pichichi en el FC Barcelona. En el Espanyol disputó 135 partidos y marcó 39 goles. Fue muy querido por la afición, un tipo carismático.

Rodilla

Quizás el menos conocido de los cinco delfines. Vino procedente el Valladolid y se caracterizaba por ser un delantero poderoso, luchador y también bien dotado técnicamente. Era el complemento ideal para Cayetano Re. En siete campañas, marcó 44 goles.

José María

El más emblemático de todos. Era el jugador que daba carácter al ataque y al equipo. Un crack de muchos quilates en lo personal y futbolístico, que acabó siendo el capitán indiscutible del equipo y una de sus figuras históricas. Llegó en 1965 procedente del Oviedo y permaneció al club periquito durante once temporadas. Fue el extremo zurdo de la delantera, si bien la velocidad no era una de sus armas, lo suplía con un trato exquisito del balón y por sus dotes de liderazgo e inteligencia en el campo. Sabía en cada instante lo que el equipo necesitaba y era el alma mater del técnico en el césped. Un tipo indispensable y muy recordado entre la parroquia espanyolista.

Tu comunidad,
en tu móvil
0 VOTOS

Gracias por colaborar con nosotros. En breve comprobaremos la noticia que has denunciado y actuaremos consecuentemente.

Comentarios

¿Quieres participar en esta sección?

Si ya eres miembro, entra / loguéate.

Si aún no estás registrado en fuerzaperica.com: