RCD Espanyol × en la web de aficionados del RCD Espanyol.
RCD Espanyol
La red social de aficionados del
RCD Espanyol

Joan Golobart, rozando la gloria como perico

siscu56 Por siscu56

el 07-11-2017 a las 18:32

Joan Golobart, rozando la gloria como perico
Joan Golobart, rozando la gloria como perico

En esta ocasión, escribiremos en esta sección sobre un futbolista que estuvo un total de cinco temporadas en el primer equipo blanquiazul con el que le tocó vivir desde un descenso a Segunda División hasta poder disputar una final de la Copa de la UEFA. Estamos hablando de Joan Golobart (Barcelona, 1961) un futbolista que podía ocupar tanto la posición de central como de centrocampista defensivo y que se caracterizó por ser un jugador muy corpulento físicamente, con una gran capacidad de sacrificio para recuperar balones y con un gran remate de cabeza, que le convertía en una pieza importante en el balón parado del conjunto perico. Jugador tácticamente muy disciplinado que, no obstante, no solía prodigarse mucho en ataque.

El futbolista barcelonés, que dio sus primeros pasos como futbolista en L’Hospitalet –club en el que se formó- y en el Sabadell, llegó al Espanyol con 24 años, en plena madurez futbolística. Azkargorta siguió de cerca sus pasos y decidió incorporarlo para el primer equipo blanquiazul.

En la primer curso como perico, la 85-86, a Golobart le costó hacerse un hueco en el once perico, con lo que tanto el conjunto espanyolista como el propio futbolista acordaron una cesión por una temporada a L’Hospitalet, que por aquel entonces militaba en Segunda B.

Su mejor campaña

Sin duda, la 86-87 con Javier Clemente de entrenador fue la mejor para el jugador catalán, tanto a nivel colectivo como individual. Golobart disputó 35 partidos de Liga y contribuyó de manera importante a que el Espanyol terminara la competición doméstica en una meritoria tercera posición, solo por detrás de Real Madrid y Barcelona. De hecho, rápidamente el futbolista se ganó la estima de la afición perica por su garra y sacrificio.

La UEFA 88

Después de una temporada anterior con una balance muy positivo, en la siguiente, otra vez con Clemente como técnico, el Espanyol de Golobart tenía un gran desafío en la Copa de la UEFA. Después de muchas temporadas sin saborear Europa, el cuadro blanquiazul se presentaba en la competición ilusionado por llegar lejos, pero a la vez siendo realista teniendo en cuenta el gran nivel de equipos que había en esa competición.

El propio Joan, desde el primer partido, tuvo una participación muy destacada disputando ocho encuentro de esa UEFA donde el cuadro catalán, tras eliminar a conjuntos de un enorme potencial e historia como el Inter, el Milan y el Brujas, se plantó en la final ante el Bayer Leverkusen, otro conjunto que hasta esa fecha tampoco había llegado a ninguna final europea.

En el partido de ida, con un Sarrià lleno hasta la bandera, el cuadro blanquiazul se puso a falta de una media hora para terminar el partido con un claro 3-0 en el marcador. Losada, en dos ocasiones, y Soler marcaron para el conjunto catalán. Además, el propio Golobart, que entró en el minuto 66 de encuentro sustituyendo a Orejuela, tuvo una clarísima ocasión de cabeza que terminó golpeando en el palo de la portería del equipo germano. Sin duda, mala suerte para un futbolista y un cuadro espanyolista que en el partido de vuelta, aunque llegó con un claro 3-0 del partido de ida, no fue capaz de aguantar el magnífico resultado que trajo de Sarrià y sucumbió en la tanda de penaltis tras finalizar por el mismo resultado que en tierras catalanas.

Fue un golpe muy duro para un Espanyol que acabaría la Liga en decimoquinta posición, cerca de las plazas de descenso, y que perdería piezas importantes de cara al siguiente curso, como el caso de Valverde o Losada, futbolistas que tuvieron un peso importante en el engranaje ofensivo espanyolista en las campañas anteriores.

Caída libre

Después de una anterior campaña que terminó de forma agridulce, los pericos afrontaban el curso 88-89 con la permanencia como claro objetivo. Pero desde un principio los resultados no acabaron de acompañar, y eso no ayudó a un Golobart que poco a poco fue perdiendo cada vez más protagonismo. De hecho, el centrocampista tuvo un total de cuatro entrenadores ese curso -Clemente, Mauri, Longui y García de Andoin-, pero con ninguno de ellos llegó a ser titular indiscutible.

Tanta inestabilidad deportiva propició un descenso que para muchos era previsible. En este sentido, tras terminar la liga en decimoséptima posición, el Espanyol disputó la promoción de permanencia ante el Mallorca, un conjunto balear que acabaría mandando al infierno de Segunda a los espanyolistas.

Vuelta a la élite

Finalmente, la última temporada de Golobart tuvo como punto destacado el retorno del conjunto perico a la Primera División. Tras terminar la campaña regular en una óptima quinta posición, eso le permitió disputar la promoción de ascenso ante el Málaga, en una eliminatoria que tuvo que decidirse a favor del Espanyol en la tanda de penaltis, después de finalizar con empate a uno al termino de los 120 minutos. Un dulce final que no impidió su retirada a los 29 años.

Una vez abandonó el fútbol profesional, Golobart siguió con su carrera como protésico dental e incluso llegó a postularse como candidato para la presidencia perica. Actualmente, participa además en varios medios de comunicación, donde analiza la actualidad blanquiazul.

Como dato curioso cabe destacar que su hijo, Román Golobart, es un defensa central que llegó a pasar por la prolífica cantera del Espanyol y que jugará la próxima campaña en el Elche de la Segunda División B. tras su paso por el Racing de Ferrol. 

Tu comunidad,
en tu móvil
0 VOTOS

Gracias por colaborar con nosotros. En breve comprobaremos la noticia que has denunciado y actuaremos consecuentemente.

Comentarios

¿Quieres participar en esta sección?

Si ya eres miembro, entra / loguéate.

Si aún no estás registrado en fuerzaperica.com: